quién sabe?

quien sabe si uno elige los poemas que le tiemblan un párpado
que conjugan una mueca
en el espacio liberado
¿deliberado?


tal vez el escriba haya privilegiado esos instantes
conocedor profundo de las imágenes

los pasadizos donde guiarnos
descalzos y sin escudo
a un claro en el matorral de palabras:

al lugar en que un suspiro, una coma
o mirar como un ave lo haría

susurrar


apenas otra página
o caricia de leopardo en las comisuras

(si el poema aclara o asusta, si el poema revela o entrega
o es mezquino o se desdobla en aplausos, no tiene importancia)

porque en la superficie y en el fondo
el poema sigue siendo raíz y ofrenda de sí mismo

cuando dice
"son las cribadas voces
las suburbanas sangres de la ausencia
remansos omóplatos
las agrisomnes dragas hambrientas del ahora con su limo de nada
los otros pasos
idos de la incorpórea ubicua también otra escarbando lo incierto:
puede ser la muerte con su demente célibe muleta.
y es la noche."

entonces todas las mujeres son una mujer, todos los fuegos son ese fuego
todas las letras son la historia que se cuenta en ese verso
y quien lo escribe se convierte en un dios sin altares
pero con sangre de tinta

(y sus animales)

es así que uno se contagia esa jalea violeta y empieza a escribir

a dejarse caer donde la madrugada violenta confunde nombres
apariencias contrafarsas
antifaces para el ego retrovisor, sobre el hombro de un balbuceo

y son tantos los ecos, y es tanto el sabor.

y amanece, es casi todo.



un poema

3 comentarios:

. dijo...

¡Salud!

lucas dijo...

salud, caricias, caramelos,
poder ir distraído sin correr peligro
que le vaya cada vez mejor al prójimo, y a uno, a los otros

-crispasión + cariño?

deseos

gracias por leer

Cristina dijo...

No soy sonámbula pero sí insomne, y entré a tu blog, me gusta; conozco Berisso, mis hijos viven en La Plata y uno de ellos , el perodista me llevó a conocer ese lugar mítico, histórico. Una buena idea la tuya de hablar de él en una entrada anterior. Saludos poeta!! Buen año y a seguir multiplicando